a las Dejar un comentario

El rey Shivi y la paloma

Microcuento del Pantchatantra

El rey Shivi es famoso por su bondad. El dios Indra, para ponerlo a prueba, se transforma en paloma y hace que uno de sus servidores se transforme en halcón. Ahora el halcón persigue a la paloma.
—¡Sálvame! —pide la paloma, y se refugia en los brazos del rey.
—¡Entrégamela! —dice el halcón— pues tengo hambre y la paloma es mi alimento natural.
El rey comprende que la paloma tiene derecho a vivir pero que también el halcón, para vivir, tiene derecho a comer. Quiere conformar al halcón con un pedazo de carne de otro animal, pedazo que equivalga en peso a la paloma. El halcón dice que sólo aceptará ese cambio si la carne es del cuerpo del mismo rey. Se trae una balanza y el rey se corta un pedazo de carne, y resulta que pesa menos que la paloma; y se corta otro pedazo, que tampoco llega al peso convenido; y así sigue destrozándose el cuerpo, y como siempre falta algo, todo él se sube a la balanza. Entonces el halcón y la paloma recobran sus figuras divinas, devuelven a Shivi la integridad de sus carnes y lo bendicen.

Tomado de En frasco chico, Ed. Colihue, y éste a su vez de Los primeros cuentos del mundo, recopilación de Enrique A. Imbert, Buenos Aires, Marymar, 1978.

0 comentarios:

Publicar un comentario